¿Qué personas escuchan el bolero?

Bolero imslp

El estilo de balada romántica latina conocido como Bolero llegó a México desde Cuba en los años 20 y despegó durante la Edad de Oro del cine mexicano en los años 40. Cantantes estadounidenses como Nat King Cole y Eydie Gormé ayudaron a popularizarlo en Estados Unidos, a finales de los años 50 y 60. En Los Ángeles, un guitarrista y su trío lo están recuperando. El guitarrista Roberto Carlos, de 30 años, es el artífice del renacimiento de los boleros en Los Ángeles con su grupo, Tres Souls. Su padre le introdujo en las baladas románticas cuando era adolescente y le animó a aprender a tocar la guitarra: “Nuestro profesor, nuestro instructor de música, nos enseñó la música de los boleros”, dice Carlos. “Mi padre nos empujaba a aprender música de bolero. A los 15 años empezamos a tocar en pequeños restaurantes con mi hermano Pepe”. Hace unos años, Carlos empezó a tomarse en serio el bolero: se reunía con amigos, escuchaba boleros en discos de vinilo y hablaba de la música y sus compositores.

Desde 2023, Carlos ha estado organizando conciertos de “Boleros de Noche” en múltiples lugares alrededor de Los Ángeles. En un concierto reciente en La Plaza de Cultura y Artes, asistieron más de quinientas personas, lo que habla de la popularidad de este estilo musical entre los latinos en el sur de California. Martha González, vocalista del grupo Quetzal, ganador de un premio Grammy, también interpreta boleros. González creció escuchando y cantando Boleros y dijo que esta música es parte de la banda sonora de todos los hogares latinos en L.A. “El Bolero es otro género musical increíble que nosotros como mexicanos hemos innovado y hecho nuestro”, dijo González. “No es exactamente música para bailar, hay algunas que probablemente se puedan balancear, pero sobre todo se escuchan; es una cultura de sentarse y escuchar que te hace reflexionar sobre la vida, sobre el amor, el amor perdido, el nuevo amor, incluso el odio y la capacidad de pasar del amor al odio”.

Bolero filmmusik

Ravel escribió el Bolero en 1928 y, en realidad, empezó como música para un ballet, no como la pieza orquestal independiente en la que se ha convertido. El escenario que tenía en mente Ravel era el de una taberna en España, donde la gente baila bajo la lámpara de latón que cuelga del techo. En respuesta a las aclamaciones para unirse a la danza, una bailarina salta sobre la larga mesa y sus pasos se vuelven cada vez más animados.

Es un largo e implacable crescendo con una única melodía que se repite una y otra vez y un insistente ritmo tocado por el tambor de caja, tocado en esta representación por el percusionista principal de la APO, Eric Renick.

Antes de Boléro, Ravel había compuesto grandes ballets, suites para el ballet y piezas de danza de un solo movimiento (como La valse). Además de estas piezas destinadas a la representación escénica, Ravel también se interesó por la composición de danzas de nuevo cuño. Entre estas obras se encuentra la suite de danzas barrocas Le Tombeau de Couperin. El Boléro, aunque originalmente fue concebido como una danza escenificada, se sitúa más bien en esta última categoría.

Ravel wiki

En nuestro continuo esfuerzo por mejorar la capacidad auditiva de las personas que se inician en la música clásica, llegamos a la instrumentación. Para aprender a entender una pieza concreta, es útil poder identificar, sólo con el oído, qué instrumentos están tocando y cuándo. Poner etiquetas mentales a los sonidos es una ayuda para nuestro cerebro a la hora de clasificar las cosas.

Hay dos melodías en la obra de Ravel

El baile del bolero

El Bolero de Maurice Ravel ha sido durante mucho tiempo una prueba de habilidad, nervios y resistencia para los redoblantes, que deben mantener un ritmo constante y repetitivo durante los 15 minutos que dura la pieza. La melodía se va sucediendo antes de que todo estalle a través de una orquesta completa. Se considera una obra maestra de la orquestación inventiva y colorida.Leer más: Las 15 melodías más famosas de la música clásica >Pero cuatro violonchelistas han decidido darle la vuelta a la configuración sinfónica habitual. Han prescindido de todos los demás instrumentos y se han puesto a convertir el gusanillo de Ravel en una obra maestra para violonchelo solo. Un violonchelo y cuatro violonchelistas, como se puede observar correctamente. Las tareas importantes de la caja son asumidas por un músico, que se inclina por debajo del puente. Las responsabilidades de pizzicato, digitación y arcos son compartidas por otros. Naturalmente, hay mucha competencia por el espacio en torno al instrumento solitario, lo que da lugar a un espectáculo tanto físico como musical.Que comience la diversión:

Santiago Paez